Con dinero se compra el placer, pero no el amor.
Con dinero se compra un esclavo, pero no un amigo.
Con dinero se compra una mujer, pero no una esposa.
Con dinero se compra una casa, pero no un hogar.
Con dinero se compran medicinas, pero no la salud.
Con dinero se compra la tierra pero no el cielo.
Pero cuando se conoce a Jesús, el te da todo y sin dinero.
Eres la única persona por la que me complicaría la vida y todavía preguntas si te quiero.
― (via suspirosalaire)